Otra vez en huelga de hambre: Ve-la Luz

Nuestro mensaje del 25N fue claro: ¡el problema es grave! Es necesario denunciarlo todo. No puede permitirse que nada ni nadie silencie las denuncias. Parar la violencia y los abusos es una exigencia que depende de todas las personas y de todas las instituciones.

Pero, desde nuestra denuncia del 25 de noviembre, el problema se convirtió en terrorismo: mujeres y menores víctimas y supervivientes de la violencia de género han sido sometidas de nuevo al maltrato institucional: el incumplimiento de los proyectos no de ley, mociones, leyes, protocolos…ha vuelto a convertir a Galicia en ejemplo de la mala práctica política. Galicia ha sido una vez más ejemplo de malas prácticas sentando un precedente nefasto a imitar por otras comunidades autónomas.

Tras rasgarse las vestiduras el 25N, cuando nos pidieron que lanzáramos “un discurso más esperanzador”, el Gobierno y el Poder Judicial parecen de nuevo más preocupados por acallarnos que por protegernos. Pero nosotras gritamos para animar a que griten todas las mujeres víctimas de violencia o abusos. “Mujer, no dejaremos que nada ni nadie nos silencie; no dejaremos que nada ni nadie te silencie” No somos putas, no estamos locas…; y aunque así fuese, ¡¡tenemos derechos!! No mentimos ni calumniamos, no intentamos auto-lesionarnos (su sistema lesiona), no hemos cometido ningún delito salvo el que parece ser que ustedes han dado de alta: ser mujer y víctima de violencia machista: parece ser que eso conlleva la máxima condena, no escrita para mujeres y también para menores: lo cadena perpetua o la perpetua condena.

Desde el 25 de noviembre, la Asociación Ve-la luz, como una mujer más, se ha convertido en víctima de aquello que denunciamos: lo sobreseimientos de nuestras denuncias como represalia, las dilaciones y las indefensiones como una muestra agravada del ensañamiento que es capaz de ejercer el sistema judicial y político contra quienes se atreven a cuestionarlo. Es como si se hubiera dado la orden de dejar sin salidas a quienes han alzado la voz para pedir que se cumpla el eslogan de la pomposa campaña institucional contra el maltrato: “Hay salida, atrévete a denunciar”.
Romper el silencio denunciando la falta de aplicación de leyes, negocios paralelos y su permisibilidad, lejos de generar medidas de emergencia y protección para poner fin a lo denunciado, se ha traducido en represalias contra las denunciantes.
Por este motivo, nos vemos obligadas hoy de nuevo a proclamarnos en huelga de hambre; a denunciar que queremos ver la salida que dicen que hay; porque pensamos que hay salida para nosotras, que tiene que haber salida, pero que no podrá encontrase la salida ni con la mentira, ni con la corrupción, ni con el castigo a las víctimas, ni con el … (ir a página)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s